12 dic. 2011

Pedagogía

Por Fernando Bartolomé Zofío

Generalmente las primeras experiencias que tenemos con la música de grupo son muy gratificantes y las recordamos como momentos de gran excitación y de diversión. Todavía recuerdo con gran entusiasmo cuando hacía mis primeros pinitos con obras de cámara de Carulli o Molino, y hay que reconocer que no es la música más motivante que uno se puede encontrar.
A medida que pasa el tiempo puede llegar un momento en que la rutina puede hacer mella en nuestra actitud, y por tanto en nuestro rendimiento. ¿Cómo se puede hacer frente a esta desidia, involuntaria la mayoría de las veces? [Sigue]